fbpx
Gestión

El equilibrio en la Gestión escolar. Saberes y desafíos

El significado de gestión incluye dos conceptos claves: la administración y la organización, ya que ambas se direccionan a la búsqueda de resultados siempre vinculados con el fin de alcanzar el ideal de calidad educativa cuyos pilares básicos son la eficacia y la eficiencia. Entendiendo según Ganga Contreras, Cassinelli Capurro, Piñones Santana y Quiroz Castillo (2014) que ambos conceptos están relacionados, pero no significan lo mismo  La eficacia está ligada al cumplimiento de las metas y resultados, mientras que la eficiencia por su parte contempla la utilización adecuada de los recursos para el alcance de los fines estipulados. Se entiende que la gestión de una organización es adecuada cuando se optimizan los recursos para lograr los objetivos planteados.

Los tiempo escolares en la situación de pandemia sanitaria actual se encuentran envueltos de sensaciones que interpelan a cada uno de los participes. El desconcierto por lo desconocido, la fatiga de los canales de comunicación, la irrupción de los modelos tecnológicos donde interpelan la innovación para transitarlos .Las aulas heterogenias irrumpen todas las  acciones pedagógicas planificadas  por los docentes  de modo repetitivo a través de los ciclos escolares tomando como eje primordial l contenido a dictar y aprender, como un contrato sin cuestionamiento.

El desafío de la gestión escolar de HOY  es construir una organización inteligente, autónoma y eficaz donde todos puedan aprender, proponiendo planes de mejora que busquen soluciones alternativas a las múltiples dificultades que se puedan presentar a través de las prácticas pedagógicas, involucrando a la comunidad en su totalidad como una oportunidad para que los actores del sistema puedan vincularse y planificar desde la innovación, involucrándose en el compromiso de pertenecer una institución.

Romero (2008) enuncia que la gestión necesita distribuir roles, responsabilidades, poder para que cada uno de los partícipes lideren y presenten tareas que desafíen sus acciones. Esta mirada compartida requiere de un liderazgo enfocado en el territorio para buscar el equilibrio entre los posibles y lo esperable, desarrollando el pensamiento crítico y fortaleciendo el hacer en la institución.

El perfil de directivo que se corresponde a un tipo de modelo de gestión colaborativa responde a una perspectiva transformadora del liderazgo. Así, el equipo directivo, puede implicar a los miembros en la idea de construir la mejor escuela posible, de modo que se encuentren capacitados para actuar por sí mismos, con iniciativa, creatividad y responsabilidad moral y social. El liderazgo que hace crecer a la institución educativa es aquél que promueve un desarrollo moral y autónomo de los actores.

El trabajo en equipo surge desde la Antropología donde se menciona que un  otro es parte de la “educabilidad!” de las personas, ser libre que continua formándose a lo largo de su vida. El trabajo colaborativo, compartido, alcanzan mayores niveles de bienestar y satisfacción del proyecto. Es el camino que transitaremos.

 Históricamente se ha relacionado a la imagen del director como un ser omnipotente, omnipresente, autoritario e inflexible. En la actualidad es o debería ser un profesional que ejerce su liderazgo situacional, experto y con posibilidad de adecuarse a las circunstancias. 

Romero (2008) enuncia que la gestión necesita distribuir roles, responsabilidades, poder para que cada uno de los partícipes lideren y presenten tareas que desafíen sus acciones (p.35). Esta mirada compartida requiere de un liderazgo enfocado en el territorio para buscar el equilibrio entre los posible y lo esperable, desarrollando el pensamiento crítico y fortaleciendo el hacer en la institución.

El perfil de directivo que se corresponde a un tipo de modelo de gestión colaborativa responde a una perspectiva transformadora del liderazgo. Así, el equipo directivo, puede implicar a los miembros en la idea de construir la mejor escuela posible, de modo que se encuentren capacitados para actuar por sí mismos, con iniciativa, creatividad y responsabilidad moral y social. El liderazgo que hace crecer a la institución educativa es aquél que promueve un desarrollo moral y autónomo de los actores.

 Acerca de la relación entre “Gestión y Liderazgo” el Ministerio de Educación de la Rep. Argentina (2001) sostiene:

Gestión y liderazgo son dos nociones que configuran un modelo para entender los procesos de dirección de los ámbitos organizativos. La gestión se relaciona más directamente con las estrategias, la eficacia y los objetivos de cada proyecto, en tanto el liderazgo se vincula con los valores, los propósitos, la pasión y la imaginación, necesarios para poner en juego los procesos de animación y movilización de los actores del sistema. (p. 17)

 Liderar es tener la capacidad de influir y motivar a todo el personal institucional, desde un posicionamiento democrático, convocar para el trabajo de tipo colaborativo y cooperativo, en este sentido, trabajar en equipo implica compartir las decisiones, consensuar y debatir lo que a diario sucede en la escuela, una dinámica que de algún modo “obliga a compartir el poder” y corre al director de su rol de “controlador”.

 El líder traza el rumbo, marca el horizonte y contribuye a dar identidad institucional, Covey citado por Villamil (2016) afirma que “en el principio de liderazgo se involucran todos los procesos que dirigen a las personas que integran una organización en una dirección deseada. (p. 113).

 El Ministerio de Educación de la Argentina (2001), plantea que se requieren de otros saberes y competencias tales como el ser ético, educativo, transformador, y el ejercicio de una práctica crítica, ya que son las características fundamentales para el liderazgo responsable que interpela a las instituciones educativas en la realidad actual. (pp. 17-18). (Figura 3)

 La personalidad y el estilo del directivo inciden fuertemente en su capacidad de liderazgo e influyen de una forma determinante en el clima institucional, así como en las relaciones entre todos sus miembros y en los resultados esperados. Alonso Gallo (2004) describe cinco tipos de perfiles de estilos directivos según su personalidad, modo de relacionarse con el personal y la manera en que asume la toma de decisiones (pp. 256-258):

Acciones para una Gestion democrática donde los acuerdos y su posterior evaluación son parte de la cotidianeidad institucional.

“La buena administración es el arte de hacer tan interesante los problemas y sus soluciones tan constructivas, que todos quieran ponerse a trabajar y lidiar con ellas  “

Paul Hawken

                                                                                              

Prof. Mariela G Segura

Mariela.segura@bue.edu.ar

https://www.linkedin.com/in/mariela-gladys-segura-71b2101aa/

close

Hola 👋
Un placer conocerte.

Regístrate gratis para recibir toda la información sobre eventos educativos, cursos, noticias y recursos para educadores.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
X