fbpx
Tecnología

¿Es realmente de calidad la educación remota?

Una Visión desde la Tecnología

La situación de pandemia producto del COVID-19 que se vive en la actualidad afectó de manera particular la educación, que cambio de improviso desde una modalidad presencial o parcialmente virtual a una totalmente en casa, que se ha denominado educación remota, totalmente en línea, apoyada tanto en tecnologías alternas como whatsapp, teléfonos inteligentes o redes sociales y/o tradicionales, como la radio y la televisión

La educación ha dado un salto para el cual algunos países e instituciones no estaban preparados. Las tecnologías pueden suponer un fuerte apoyo si se explotan sus potencialidades de forma más creativa, donde la cooperación y la colaboración son esenciales para cumplir con la responsabilidad que requiere este nuevo contexto socio educativo. De acuerdo a Samper (2019) las tecnologías educativas, en sentido amplio incluyen desde un e-book o videoconferencia hasta los programas de inteligencia artificial, lo que las convierte en un medio ideal para llevar la educación de manera diferente.

Sin embargo, aun cuando las tecnologías tienen un gran poder de cambio, se observa que existe una limitación de su uso o incorporación en los sectores educativos tradicionales y o en contextos deprimidos.Una función tecnológica adecuada al servicio de una actividad educativa tradicional, como lo es trasmitir información, puede reforzar ese enfoque memorístico, acrítico y perjudicar la gestión centrada en el estudiante, de construcción del saber.

Tal situación es más grave en las universidades, aún aquellas que tiene educación virtual, ya que con frecuencia lo que se hace es más de lo mismo. Al respecto, Bates (2009) plantea que no se ha transformado todavía la educación porque el aprendizaje electrónico no consiste solamente en navegar por Internet o en descargar material de formación en línea. Se trata, pues de un avance ambiguo y sobre todo de demostración que la tecnología, por si misma no genera una transformación de las prácticas de aprendizaje, ya que puede conservar los esquemas antiguos e incluso aumentar la rigidez del sistema. 

Lo planteado genera la posibilidad del logro de conocimientos superficiales e insuficientes. En este aspecto Esteche y Gerhard (2020) señala que el 36% de los estudiantes opinan que en el día dedican una o dos horas al estudio y 29% lo hacen solamente en caso que tengan algún tipo de evaluación, lo que permite inferir que los estudiantes podrían estar dedicando tiempo únicamente a cumplir con los trabajos asignados y no están desarrollando la autonomía y responsabilidad que requiere el aprendizaje virtual.

Tal situación puede deberse, entre otros aspectos, a que la mayoría de actores educativo no logra una plena identidad con este modelo educativo porque no asume los cambios exigidos por el contexto de aprendizaje. Además en la práctica se evidencia la falta de competencia tecnológica de los docentes. También, asumir una actitud superficial frente a este conjunto de herramientas que el desarrollo tecnológico pone al alcance de todos.

 Otro problema fundamental en el ámbito de la tecnología es la insuficiente conectividad. También, lo es la desactualización frecuente de los equipos; así como el alto costo financiero que implica su actualización constante, tanto a nivel personal como institucional. La Madrid (2016) considera dentro del aspecto económico los gastos de pago de internet privado, costo elevado para el acceso a los recursos tecnológicos y el que genera el tiempo para dedicar al aula virtual. Ordenadores, tabletas y teléfonos inteligentes son importados cuyo precio depende del mercado internacional, lo que los hace inaccesible para un alto porcentaje de la población.        

Al respecto, Garcia (2020) señala tres brechas para el acceso al mundo digital: (a) en cuanto a las dificultades para el acceso a la tecnología, los computadores, teléfonos móviles con alta gama y principalmente la conexión adecuada a internet; (b) en cuanto al uso de los aparatos, donde varios integrantes de la familia necesitan utilizarlos, incluso para fines no educativos y (c) falta de competencia para utilizar las herramientas digitales. La brecha digital trae desigualdad educativa.

 Frente a esta realidad surge la interrogante ¿Cuál es la calidad de la educación pospandemia? ¿Realmente, depende del uso de la tecnología? O por el contrario aún frente a esta realidad ¿hay posibilidades de una educación de calidad?

De ahí que una de las mayores exigencias es que la educación se enfoque a desarrollar competencias que permitan a los individuos desempeñarse en un mundo con características volubles donde impera la adaptación y el saber hacer.  Arbonies (2006) decía que “pronto habrá que afirmar que ser sabio consiste, sobre todo, en saber buscar, elegir o seleccionar funcionalmente aquello que nuestro intelecto requiere en cada momento” (p.40). Cuestión que cada día es más evidente.

Los centros educativos deben atender nuevas necesidades de la población, esta debe estar mucho más capacitada de manera que se ajuste a los nuevos requerimientos de una sociedad postpandemia, en la cual la educación, las fuentes de empleo y la vida en general han cambiado muy de prisa. Todo esto conlleva a que la formación tecnológica de la población activa, hoy es una prioridad y debe tener un carácter continuo y permanente a lo largo de la vida de las personas, debido a la necesidad constante de ser competentes.

        Por esto se ha de permitir al estudiante ser protagonista en cuanto al tiempo, espacio, y ritmo de aprender. Esto implica que se promuevan aspectos tan importantes como la libertad, el derecho a participar y expresar ideas, así como también, a interactuar con los demás, lo que se repotencia la aplicación de la tecnología. Es decir, el estudiante debe saber para que aprende, lograr una compresión de significados.

En términos del saber aprendido, tal vez sea menos estructurado y menos acumulado, pero existirá la garantía de una mayor asimilación, pues se deja atrás el carácter memorístico para darle paso a la reflexión crítica y a la creatividad. El docente es un elemento más del proceso, así habrá un predominio de la iniciativa del estudiante y se estimulará la autocrítica por parte del profesor y del estudiante.

Referencias

Arbonies, A (2006). Conocimiento para innovar. Cómo evitar la miopía en la gestión de conocimiento. México: Ediciones Díaz de Santos.

Bates, T (2009). Technology should be used as integral part of teaching and learning activities. EQUIBELT. Disponible en http://www.equibelt_srce_srce_hr. Consulta 2011, mayo 25.

Esteche, E y Gerhard, Y. (2020). Factores que inciden en la educación virtual en tiempos de pandemia (COVID-19) de los estudiantes universitarios de una Universidad Privada Revista Iberoamericana de Docentes. Paraguay

La Madrid, J. (2016). Factores que promueven la deserción del aula virtual. Orbis. Revista Cientifica Ciencias Humanas 12(35), 18-40. Disponible:https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=709/7094848400

Samper, M. (2019). La transformación del aprendizaje con el uso de tecnologías educativas. Blog&Topics. Latin América Advisor

Mostrar más

Crisálida Villegas

Postdoctora en Ciencias de la Educación, en Investigación e Investigación Transcompleja y en Educación Latinoamericana y del Caribe. Doctora en Ciencias de la Educación. Magister Scientarum en Andragogía. Profesora de Biología y Química. Diplomado de Formación Docente en Educación a Distancia de la Universidad Bicentenaria de Aragua. Curso Avanzado de Formación Docente mediado por las Tecnologías de Información y Comunicación Libres. Diplomado Formación en Entornos Virtuales de Aprendizajes (FEVA) de la Universidad Bicentenaria de Aragua. Docente Tiempo Completo / Directora del Fondo Editorial de la Universidad Bicentenaria de Aragua (FEDUBA). Miembro de la línea de investigación: Universidad- Sociedad- Comunidad. Presidenta de la Red de Investigadores de la Transcomplejidad (REDIT). Presidenta de Escriba. Escuela de Escritores. Presidenta para Venezuela de Centro Latinoamericano de Estudios en Epistemología Pedagógica (CESPE).

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
X