Gestión

Articulando emociones

Articulación entre Nivel Inicial y Nivel Primario

Hablar de emociones hoy en día es un tema trabajado en las aulas, pero poco de esto se tiene en cuenta a la hora de realizar el Proyecto de Articulación. 

Quienes concurren a las salas de cinco años, ‘son los más grandes del jardín’, así comienza uno de los libros de  Azzerboni (2005). Llegar a la sala de cinco años, crea expectativas en los niños y niñas que la transitan, comienzan con el uso del cuaderno y otros elementos que, en su imaginario, son de la ‘Escuela de los grandes’. Al principio se trata de vivirlo alegremente, ya que nuevos desafíos, de la mano de su maestra de jardín, se aproximan. 

En ese imaginario del cual hablamos están sus ideas de aquello que los espera, los recreos, el kiosco de la escuela, las tareas. Se sienten grandes, y con el pasar de los meses al escuchar a su familia y a su docente hablar del año próximo comienzan las incertidumbres y los temores sobre aquello que vendrá. Lo que en principio era alegría se transforma en dudas. Ser los más grande los llena de valor, se sienten autónomos de sus acciones, conocen sus espacios, se desenvuelven con seguridad.

Pero ¿Qué sucede cuando ingresan al Nivel Primario?, automáticamente pasan a ser los más pequeños otra vez. Y pensar en esto, genera en ellos, creer que si son pequeños hay cosas que aún no saben resolver, ya que esto les sucedió cuando ingresaron a jardín. El desconocimiento, la falta de experiencia genera angustias. 

En este momento es donde se hace presente, o ausente el rol del adulto. La palabra tiene peso y lo que ellos conocen de la escuela primaria es lo que escuchan de su docente o de su familia. Y aquí es donde se debe poner en juego la articulación del estudiante, ser prolijos en lo que decimos, en lo que transmitimos y los hacemos sentir. Articular no significa ‘apurarlos’ en el conocimiento, si no acompañarlos para evitar las frustraciones. Se puede escuchar  la voz del adultos, sean docentes o padres, que indican a los estudiantes lo que deben cumplir para poder concurrir a la escuela primaria y en ese esfuerzo por lograrlo todo, muchas cosas quedan en el camino; como por ejemplo terminar de vivenciar alegremente la etapa de jardín. Por eso será importante, que los docentes que los reciban, sean conocedores de todo aquello que transitaron por jardín y que puedan trabajar en el primer año, valorando sus saberes y partiendo desde sus conocimientos para lograr una continuidad en los contenidos curriculares, de esta manera generará seguridad en los estudiantes ya que se mostrarán participativos de las propuestas. 

Poder sostener varias de sus prácticas y “Rituales” del jardín será necesario para hacerlos sentir seguros y que ellos también pueden demostrar lo que saben. 

¿Por qué hablar de emociones al realizar el Proyecto de Articulación?

Durante las experiencias de articulaciones, sea cual sea el nivel, las instituciones escolares toman mayor relevancia en conseguir el propósito de que los estudiantes lleguen a los contenidos esperables, para una buena adaptación al próximo nivel;  lejos está el objetivo en donde se priorice el bienestar en cuanto a las emociones. Se considera altamente importante preocuparse por los contenidos curriculares, que de ninguna manera es un tema de menor relevancia, pero nada de eso se conseguirá si no existe un síntoma de armonía en el lugar que los acogerá en el nuevo nivel de desempeño. 

El tema de las emociones en la actualidad debería ser un eje transversal, en donde en todas las áreas se tenga en cuenta de que manera implementarlo para hacer altamente positivo el rendimiento de los estudiantes. Pero en este trabajo lo implicaremos en el Proyecto de articulación. 

Como todo suceso en la vida personal del ser humano, situaciones como son los cambios, producen movimientos y desequilibrios. Esto se debe a lo nuevo o desconocido que está por venir, con diferencia a lo que uno ya se había adaptado  o a las acciones que solía realizar de una manera sistemática. Esto pasa con el tema de la articulación. Niños que concurren por un tiempo prudente al Jardín de Infantes, sean 3 o 4 años han asimilados situaciones, rutinas, maneras y estrategias de aprendizajes, que en el Nivel Primario se transforma en otra modalidad. 

Por eso será relevante para el proceso de articulación implicar mayor importancia a las emociones. 

¿Qué son las emociones? 

Definir qué son las emociones, es extremadamente difícil y complicado, dado que son fenómenos de origen multicausal. Estas se asocian a reacciones afectivas de aparición repentina, de gran intensidad, de carácter transitorio y acompañadas de cambios somáticos ostensibles, las cuales se presentan siempre como respuesta a una situación de emergencia o ante estímulos de carácter sorpresivo o de gran intensidad, que producen reacciones rápidas que conducen a actuar en función de lo que sentimos en ese momento. (Bustamante, 1968, como se cita en Martínez, 2009).

Etimológicamente el término de emoción viene del latín emotio – onis que significa el impulso que induce a la acción. De ahí que las emociones son importantes para el proceso de enseñanza y por ello es necesario mantener una conducta motivada en los estudiantes para garantizar aprendizajes de calidad. Al respecto, Maturana y Verder-Zöller (1997) manifiestan que “los seres humanos vivimos en un continuo fluir emocional consensual en el cual aprendemos en nuestra coexistencia en comunidad”

Las emociones representan junto a los procesos cognitivos un factor determinante en la adquisición del conocimiento, tomando en consideración que si la experiencia de aprendizaje es agradable a los estudiantes, ellos lograran aprendizajes significativos, de lo contrario propiciarán procesos emocionales negativos que generará una conducta de huida hacia la disciplina que administre el docente en su momento y entre los diversos estudios generados sobre ella. En este sentido, es importante señalar que los procesos emocionales deben ser considerados en el campo educativo, puesto que estos no solamente ocurren en el interior del sujeto sino que también son parte de la interacción social

Con lo mencionado anteriormente, diremos que las emociones constituyen el aspecto de mayor relevancia para facilitar los aprendizajes en educación: emociones positivas o gratas permitirán el aprendizaje, pero solo refiriéndonos a las emociones negativas o no gratas no permitirán esa realización que busca con gran anhelo la institución. 

La educación es un proceso interpersonal, permeada de emociones que influyen en el acto educativo, provocando reacciones según la situación de enseñanza-aprendizaje vivenciada. Por ello, las emociones representan en la actualidad uno de los constructos más estudiados debido a la poca importancia que se le había dado en el campo educativo durante el siglo XX, bajo el paradigma positivista. En este sentido, se plantea hacer mayor énfasis en los estados emocionales. 

Como podemos ver, las emociones tienen un sentido evolutivo; son poderosas fuentes de información que nos ayudan a adaptarnos al ambiente y a comunicarnos con los demás. Ahora bien, las emociones cumplen su función adaptativa cuando ocurren en el contexto adecuado, con una frecuencia, duración e intensidad óptimas. Por ejemplo, sentir miedo en una situación peligrosa puede salvarnos la vida. Sin embargo, sentir miedo constantemente puede impactar de manera negativa en nuestro funcionamiento. Por lo tanto, las emociones en sí mismas no son ni “buenas” ni “malas” sino que su funcionalidad o disfuncionalidad depende de muchos factores.

Trabajar las emociones en el aula de Nivel Inicial para luego hacer ese pasaje esperado al Nivel primario, tiene resultados mayormente positivos que solo abordar contenidos curriculares académicos. Ya que las emociones serán el punta pie para sentirse cómodos con lo que están viviendo y desde allí surgirán los mayores aprendizajes. 

¿De que manera llevamos a cabo este trabajo? Conversando con el grupo y de manera individual efectivamente, ya que de esta manera conoceremos qué les está pasando, y cómo podemos ayudarlos. Otro punto importante, es escuchar la palabra de las familias, ellas también proporcionan datos que ayudarán a comprender y acompañara a los estudiantes. Estos datos relevantes que iremos reuniendo a lo largo de la cursada, a través de la observación, la palabra y la escucha activa serán el mejor recurso para el docente del año próximo. Y será interesante que docentes de primaria puedan acompañar este recorrido, ya que no solo obtendrá la palabra del Nivel Inicial si no que podrán  observar y evaluar las situaciones de manera personal. 

Por eso siempre es necesario para llevar adelante el proyecto de articulación, la voz y la mirada de todos los actores institucionales de ambos niveles, no es el trabajo de unos pocos, ni es el mismo proyecto de todos los años. Ya que el grupo de estudiante es distinto al del año anterior y se merece un pasaje adecuado a sus posibilidades cognitivas y emocionales. 

Pensar hoy la educación, es  poder pensarse primero como un ser humano que logra armonizar cabeza y corazón, para luego poder convertirse en un buen profesional.

Lic. Cynthia Villalba

Docente de Nivel inicial. Licenciada en gestión educativa. Actualmente en cargo de secretaria y Mi.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
X