Docentes

¿Cómo construir nuestras prácticas en el ámbito rural?

Jardín rural un espacio de construcción para los niños y sus familias

Durante 20 años fui directora y docente con sala a cargo en un jardín de infantes rural, cuando llegué a este lugar año 1999, siendo mi procedencia urbana, se abrió para mí la experiencia más enriquecedora e interesante que había vivido. El contexto rural significo enfrentar grandes desafíos¡! Cada día era un hecho que me sorprendía, si bien tenía experiencia, este lugar me atrapo, y lejos de sentir que me achataba (como me decían las colegas, en el campo te achatas) yo sentía dentro mío algo que me fortalecía y daba confianza. Era una sala multiedad con 19 niños y niñas que no sabían diferenciar entre una letra y un número, debo confesar me desespero, pero al poco tiempo, al ver a las familias acercarse tan respetuosamente, tan generosamente , sin dobles mensajes ,me dije: antes de cargar de información y datos a estos niños ,tengo que enseñarles a pensar , a descubrir de a poco sus talentos, sus propias potencialidades y también sus debilidades , saber que sienten en sus corazones, y así si!! Comprendí que podía desarrollar seres libres, autónomos y creativos, capaces de desarrollar su autoestima tan devastada. Entendí entonces, que en este lugar debía educar no en función del tiempo, sino en función de formar personas de una manera más cercana a la realidad en la que se desenvolvían. El contacto con la naturaleza, que es, a fin de cuentas, quien proporciona de una manera objetiva todas las herramientas de aprendizaje.
Porque estos niños, en su mayoría, era la primera vez que y tal vez la única oportunidad que tenían de aprender a vivenciar valores de convivencia. Lo mismo ocurría en las familias, el jardín era el lugar de encuentro, de intercambio desde un gajo, una receta, y / o preocuparse a su modo como manejar los caprichos de sus hijos.
Era entonces un deber ético revisar todas mis practicas pedagógicas y conceptos que hasta ahora fundamentaban mi accionar. Para que este jardín de infantes sea un lugar de transmisión de valores, cada docente debería aprender a vivenciar por si misma esos valores y cuáles son las emociones que le impiden o impulsan crecer y desarrollarse.
Entonces, ¿cómo organizar nuestras practicas docentes en el ámbito escolar? Bullugh (2000) afirma que las practicas docentes no se inician al momento en que los docentes hacen su ingreso a las instituciones para trabajar. Por el contrario, tienen su origen en experiencias y creencias incorporadas con anterioridad. Las biografías se constituyen en el mejor recurso que permite conocer el itinerario recorrido para construirlas. A través de las narrativas es posible acercarse al conocimiento de una manera diferente, recuperando emociones, el sentido singular y colectivo de las experiencias construidas en el tiempo (Mc Ewan 1998).,
No había dudas ya, detenerse a reflexionar, pensar, me llevo a tener una mirada más crítica hacia los determinantes políticos, sociales, y educativos de la educación en general y de la educación rural en particular.
Cada práctica lleva el sello de cada maestra, ella es artífice y arquitecta de lo que ha construido a lo largo de su historia.

Graciela Meregalli
Prof. de nivel inicial
Diplomada en educación emocional y familia. (Universidad de Villa María)
Yomu couch
Estudió en el Enric Corbera Institute

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
X