Docentes

Cómo la retroalimentación subjetiva fomenta la apropiación de habilidades metacognitivas

Parafraseando a Rebeca Anijovich en el primer “Café con Directivos” (https://youtu.be/uScuP5-cjtM), las habilidades cognitivas deben promoverse como herramientas esenciales para desarrollar aprendizaje construyendo las subjetividades de nuestros alumnos. En este contexto, en el que la virtualidad protagoniza nuestras prácticas, es prioritario desarrollar gradualmente estas capacidades para favorecer evidencias de aprendizajes significativas que hagan a nuestros alumnos apropiarse del aprendizaje.

Trabajar con autonomía, autoevaluarse, poder comparar, recomendar, explicar a otros, para dar algunos ejemplos, se constituyen en habilidades que favorecen las capacidades mentales de orden superior y crean conceptos esenciales y  aplicables no sólo para la resolución de propuestas pedagógicas, sino  también que favorecen el desarrollo social  en el propio proyecto de vida de personas en formación, que son nuestros alumnos.

En este contexto del desarrollo de la metacognición; la retroalimentación formativa resulta necesaria para realizar andamiaje de contenidos y valorar el proceso de enseñanza aprendizaje: tomar el error como constructivo, demostrar con ejemplos que es lo que pretendemos que logren de una actividad, permitir que  experimenten para favorecer la realización de hipótesis e indagaciones sobre determinado tema, enseñar algo que aprendieron a otros, compartir lo realizado, transferir información aprendida a otro contexto, deducir, etc.

La retroalimentación se constituye en un factor motivacional de comunicación, contención y acompañamiento que descubre las evidencias de aprendizaje que los alumnos van logrando o que deben mejorar. Puede referirse tanto a desempeños y producciones de los contenidos curriculares como a hábitos de estudio y rutinas organizacionales del trabajo en casa.

Este feedback es muy importante para la construcción de la autoestima, ya que contribuye a que cada alumno se conecte emocional y cognitivamente con el aprendizaje, pueda reflexionar sobre su proceso subjetivo, avance hacia logros de evidencias y desarrolle confianza sobre sus posibilidades de aprender.

Además de brindar esta retroalimentación formativa a nuestros alumnos; los Equipos de Conducciòn deben garantizarla a todos los actores institucionales de su comunidad: reflexionando sobre nuestras pràcticas, autoevaluándonos en el quehacer cotidiano y aprendiendo a aprender con otros son habilidades que si las queremos transmitir también tenemos que aplicarlas sobre nuestro rol y conducta personal.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
X