DocentesGestión

¿Qué hacemos los docentes en febrero en la escuela?

Lo que pasa y no se ve

El imaginario social cree que sin estudiantes en la escuela, los docentes no tienen tarea que realizar. A lo sumo cuando se trata de trabajo docente en esta época del año, se suele pensar que es un buen momento para decorar el aula, hacer la carpeta didáctica, planificar y otra serie de tareas que hacen al rol docente pero que  no son las únicas ni las más importantes.  

Febrero es un buen momento para encontrarse con los colegas, para intercambiar, para reflexionar sobre la práctica y pensarnos como equipo y cómo proyecto educativo.

Nos encontramos con una buena bienvenida en la sala de los docentes, manteles, velas y un buen desayuno. Leer un cuento, escuchar linda música y armar una cartelera con los sueños para el año que comienza que nos irán acompañando en el desarrollo del año.

Volver a vernos en febrero, en la escuela en la que trabajo y  formo parte del equipo directivo, es un tiempo y un momento especial del ciclo lectivo cómo oportunidad para retomar aquellos temas que intercambiamos en las autoevaluaciones  docente de fin de año. Cuando nos despedimos en diciembre, casi sin fuerzas y atravesados por el sinfín de actividades de cierre escolar, quedaron pendientes cuestiones para seguir pensando.

Aquella información que  obtuvimos se vuelve insumo para abordar los desafíos, los problemas y los intereses de los docentes.  

Nos encontramos empezando la jornada todos los días en un cronograma que va desde volver a leer y revisar el acuerdo de convivencia escolar,  pensar alternativas para mejorar la presencia de los adultos en los distintos espacios de la escuela , el rol de los maestros de materias especiales en los actos escolares, el trabajo con las efemérides y las carteleras, los diferentes dispositivos para evaluar, los criterios de corrección de las evaluaciones, compartir lecturas y bibliografía acerca de los temas que necesitamos abordar en nuestra escuela par pensar líneas de acción para resolver los problemas  que nos atraviesan en nuestra comunidad y al interior de nuestro equipo. 

Pensar, reflexionar, intercambiar, estar juntos y acompañarnos  son las premisas para esta época que no tienen desperdicio y que en pocas oportunidades  se da en el resto del ciclo lectivo.

María Vanesa Correa es Profesora de educación primaria, Lic. Ciencias de la educación, directora de escuela, profesora de nivel superior y coautora de libros para diferentes editoriales.

Tu opinión sobre este artículo

User Rating: 4.17 ( 3 votes)
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
X