DocentesGestión

Estrategias de enseñanza y la incidencia en los Directivos

En la actualidad, quienes pertenecemos al ámbito educativo,  estamos situados en un contexto particularmente complejo.

Nos encontramos frente a una generación de estudiantes que manejan dispositivos con una rapidez  y seguridad sorprendente.  En muchas ocasiones superan nuestros conocimientos, y seguramente les hemos solicitado alguna consulta.

Es un mundo que dominan.

Por otra parte,  tienen la facultad de poder usar varios dispositivos al mismo tiempo, como la computadora o el Ipad y el teléfono móvil.

Envían mensajes por Watsapp, consultan alguna de las redes sociales a las que pertenecen, y también tienen en el ordenador, varias ventanas abiertas con actividades escolares que deben realizar.

Y todo esto en forma simultánea!

Cuando pretendemos dictar clase, para introducirlos en algún tema del programa, nos enfrentamos a estudiantes que están pidiendo algo más que un pizarrón y  nuestras explicaciones orales.

El proceso de enseñanza requiere mucho más que eso. Debemos adaptarnos a este nuevo paradigma, adaptando nuestras estrategias y al mismo tiempo intentando captar el interés y curiosidad de los alumnos.

El uso de estrategias de enseñanza innovadoras debe despertar el deseo de investigar y analizar lo aprendido. Estos recursos tecnológicos como foros, chats, blogs, skype, Google classroom, y otras tantas  aplicaciones, todavía no son fácilmente aceptadas por ciertos adultos.

Algunos Equipos directivos suelen asociar este tipo de prácticas docentes a situaciones de desorden en clase, o bien al temor de que el alumno en lugar de aprender se distraiga.

En ocasiones, asocian estas actividades a aspectos meramente lúdicos.

Afortunadamente, este proceso de cambio está siendo muy aceptado en la actualidad,  y en muchas instituciones educativas del mundo se están implementando en forma progresiva.

Somos nosotros, los adultos, quienes debemos rever nuestras estrategias de enseñanza, y para ello es imprescindible capacitarnos.

Esta es la misión del educador del siglo XXI. Y esto nos conduce al planteo de la necesidad que tiene el docente de tener tiempos y espacios sobre su propia práctica educativa para poder así sumergirse en estas nuevas metodologías de enseñanza.

Asimismo, no debemos dejar de mencionar el papel fundamental que ocupan las Neurociencias. Ellas han demostrado que las emociones mantienen la curiosidad, nos sirven para comunicarnos; son imprescindibles para la toma de decisiones y el razonamiento. Es decir que, los procesos cognitivos y los emocionales son inseparables. Las emociones positivas facilitan memoria y aprendizaje, en tanto que el stress dificulta el paso de la información a nuestra corteza prefrontal.

Evidentemente, los recursos tecnológicos son altamente atractivos, y pueden convertirse en herramientas didácticas. Forman parte de la vida de las nuevas generaciones y han permitido la globalización del mundo en casi todos los campos del saber.

Debemos asumir el uso de  estos medios como parte de las estrategias de enseñanza y del aprendizaje.

Es fundamental que docentes, Directivos y padres, se involucren en aprender su funcionamiento.

Debemos hallar el exacto equilibrio entre el uso de las nuevas tecnologías de modo tal que no se conviertan en adictivas,  y otras actividades como el juego, la lectura, la reflexión, etc.

Este es nuestro gran desafío. Qué estamos esperando?

Tu opinión sobre este artículo

0%

User Rating: 3.05 ( 1 votes)
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
X