Tecnología

Grooming y delitos sexuales en pandemia

Las redes sociales en la educación

Educar en la virtualidad a niños/as y adolescentes en el contexto de pandemia, implica muchas más horas de conectividad a dispositivos tecnológicos, tanto para las actividades escolares como para el tiempo de ocio. Los especialistas señalan que se está generando un fenómeno de hiperconectividad que invade las horas de sueño y es posible que produzca también ansiedades y padecimientos de diversos tipos.

Sin duda las redes sociales tienen un gran potencial para la educación y siempre y cuando sean utilizadas de un modo pedagógico-didáctico acertado pueden aportarnos herramientas para crear producciones multimediales, compartir historias, armar grupos de estudio, poner en juego nuevas formas de escribir y de leer que son propias de las narrativas de la cultura digital. Pero trabajar con medios digitales, tecnologías de la información y la comunicación y redes, nunca (y menos en este contexto) nos exime de la necesaria reflexión que conlleva todo acto de inclusión de recursos tecnológicos en la educación. Esta reflexión implica planificar los contenidos a enseñar, explicitar los objetivos y propósitos de enseñanza y diagramar actividades tendientes a favorecer los mismos; una vez que esto se logre con claridad y de acuerdo a lo que queremos que la/el educanda/o lleve a cabo, elegiremos la herramienta que se adecúe mejor a esa planificación. Los educadores, de ese modo, seremos usuarios críticos y conscientes de un uso apropiado de tecnología en la educación.

Esto, por supuesto, también implica en primer lugar reconocer que las tecnologías no son neutras. Significa que pertenecen a empresas o conglomerados multimediáticos, que sostienen determinados intereses, con determinadas ideologías y valores, pero también algoritmos que nos direccionan y determinan qué podemos ver / elegir dentro de una determinada plataforma.

Hace poco pudimos participar de una charla sobre Grooming y delitos sexuales en pandemia, donde los especialistas advertían que en este contexto se duplicaron los casos y las denuncias. Según la guía de convivencia digital de Unicef (2017), el Grooming es “el acoso sexual por parte de un adulto a un niño o niña. Es un delito tipificado y condenado por la ley argentina”.

Los casos comienzan cada vez a más temprana edad. Según Eleonora Weingast, titular del departamento de delitos conexos a la trata de personas, pornografía infantil y Grooming  “ya no se trata de chicos de 14 o 15 años. Las charlas hay que empezarlas a tener más temprano sobre qué es lo público y qué es lo privado, cómo configurar las cuentas, lo que se está viendo en la provincia de Buenos Aires es que la línea, la edad de contacto empieza a los 7 años. Hemos tenido casos muy graves a esta edad”

En internet, las fronteras entre lo público y lo privado se desdibujan, y todo lo que se sube a la web no se baja más. Es necesario entonces explicarles a los jóvenes la relevancia de utilizar los mecanismos técnicos que las redes sociales ofrecen para publicar información, pero restringiendo el público que puede acceder a ellas. Para eso es fundamental recomendarles que configuren sus cuentas y preserven su privacidad e intimidad.

Cuando utilizamos internet construimos una huella digital; es el rastro que dejan nuestras actividades como fotos, videos, publicaciones y comentarios. Así, toda la información que está en la web y que se asocia con nuestro nombre se convierte en la manera que tienen terceros para conocernos más y, por ende, forman parte de nuestra identidad digital.

La red social estrella de la pandemia es sin duda Tik Tok. En lo que va del período de confinamiento lleva 17 millones de descargas de videos. Un sitio donde cualquier usuario puede registrarse, subir videos y compartirlos sin complicaciones. Tik Tok tiene mucha potencialidad en el uso del video, pero también tiene algoritmos muy complejos que deciden qué es lo que cada uno de nosotros debería ver. Alcanza con entrar al entorno para encontrar videos de menores que son expuestos desde la primera infancia. Hernán Navarro, fundador de Grooming Argentina , advierte que lejos de ser una aplicación “inocente” como muchos adultos piensan, “esta plataforma hoy también nos convoca a poner la lupa, plantear un uso responsable y denunciar. Si bien la cuenta puede ser privada, hay muchos adultos que todavía no tienen conciencia de que esto es importante e incluso ellos mismos comparten videos con sus hijos e hijas de forma pública. Esos videos los puede ver cualquier persona volviéndose virales en segundos”

Los educadores debemos interiorizarnos e informarnos sobre las características de las redes sociales que usan niños/as y adolescentes. Compartimos algunos enlaces y material de consulta que utilizamos en la nota y puede ser de interés para contribuir con la información y la necesaria reflexión que debemos hacer en este contexto. 

Sobre Tik Tok

https://www.lanacion.com.ar/comunidad/tiktok-como-prevenir-grooming-nueva-red-social-nid2376529

Guía de convivencia digital Unicef

https://www.unicef.org/argentina/sites/unicef.org.argentina/files/2018-04/COM-Guia_ConvivenciaDigital_ABRIL2017.pdf

Charla sobre Grooming y delitos sexuales en pandemia, disponible en

Autores

Lic. María José Goenaga
Especialista en Tecnología educativa
Capacitadora en Tecnología provincia de Buenos Aires

Lic. Ignacio Eguía
Capacitador en Tecnología, provincia de Buenos Aires

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
X