Alumnos

Los niños con necesidades educativas especiales y la pandemia

Indudablemente la educación en todos sus niveles y modalidades afronta un gran desafío, primeramente para las familias que deben adaptar sus vidas   a esta nueva “normalidad” en cuanto a sus tareas cotidianas, ahora también oficiando de puente entre la escuela y sus hijos. En segundo lugar, los docentes que  de un día para el otro sin previo aviso, nos fuimos adaptando a nuevas formas de enseñar y de aprender, adaptando nuestros hogares en un aula con pantallas, sin horarios, ni  feriados, ni fines de semana.

Por supuesto que nos detenemos a pensar en las familias con niños con Necesidades educativas Especiales  y las dificultades que atraviesan. 

Para realizar un breve análisis  y reflexionar sobre nuestras propias prácticas docentes, expondremos tres  experiencias.

 La primera es de una docente de la modalidad de educación especial del barrio de Isidro Casanova, quien nos comenta acerca de su trabajo con los niños  en estos tiempos de confinamiento social,  quien  afronta un enorme desafío de desaprender lo aprendido, emerger de las formas tradicionales  y asimilar las nuevas formas de enseñar, mediante el uso de las Tics. En la Modalidad de educación Especial, específicamente  en discapacidad motriz, se implementan las nuevas tecnologías (video- llamadas, conferencias, videos etc.) de manera que la continuidad pedagógica  de los niños y niñas mantenga su curso. Sin embargo en la complejidad del momento en que atravesamos la escuela  no solo debe hacer énfasis  en la continuidad pedagógica, sino que también debe hacerse eco  de las necesidades  que afrontan los niños, tales como carencias económicas , donde muchas veces hay un solo celular  para conectarse y realizar las actividades. En tiempos de estrechez Sandra nos menciona algo muy importante hacerles sentir  a los niños  que: “soy”, “valgo” e “importo”, Acompañando, compartiendo una taza de café a la distancia,  estableciendo vínculos. Descubriendo más allá de lo que nos compete en lo académico, poder ver el opacamiento de los ojos de una persona cuando esta afligida.

Otra experiencia que queremos compartir es la de Gloria una docente de CABA. Quien en los primeros días del ciclo lectivo advierte que dos niños   presentan dificultades en el habla y  otro niño en la motricidad fina. Dada la situación especial  de clases a través de  distintos dispositivos, la docente intenta seguir de cerca a los niños brindándoles apoyo  y contención a las familias y articulando además con la docente de apoyo de la escuela quien desde su experiencia aporta estrategias para la realización  de las actividades. 

Por último sumamos el testimonio de la mamá de un niño con autismo de tercer grado de una escuela de CABA, donde podemos ver desde el seno del hogar, como afrontan las dificultades. “Bruno”, asiste a terapia desde una pantalla y cuesta que fije su atención plenamente, necesita el contacto con un otro, y desde mediados de Marzo todo sucede a través de una pantalla (las clases, su terapia, el acompañamiento de su APND). La mamá manifiesta cansancio, angustia  e incertidumbre de no saber cuándo todo volverá a la “normalidad”.

 Indudablemente es un tiempo complejo, lleno de sinsabores y un sinfín de interrogantes.

Los docentes al reflexionar sobre nuestras propias prácticas, advertimos que es un tiempo de cambios, cambios muy profundos que deben darse a partir del debate la reflexión y  por qué  no desde el análisis de experiencias como las que hemos visto anteriormente, que nos sitúan en otro lugar y nos ayuda a ver más allá del aula.

Lidia Gloria Gomez, Docente en CABA. 
Lic. En Gestión Educativa

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
X