Docentes

¿Qué es la inclusión educativa?

Todos enarbolamos la bandera de la inclusión, reafirmamos asiduamente los derechos de los niños, niñas y adolescentes y nos enardecemos ante un hecho de discriminación. Pero qué pasa en las aulas con los niños con NEE (Necesidades Educativas Especiales) ¿A quién le corresponde la integración? ¿De quién es la responsabilidad de su correcta inserción? ¿Es posible que el niño alcance los contenidos, habilidades y competencias necesarias al terminar su escolaridad? Estos y muchos interrogantes surgen a la hora de revisar las practicas docentes sin embargo no ignoramos que la tarea es compleja y requiere de un esfuerzo y trabajo en equipo de toda la comunidad educativa. Tenemos una idea equívoca al pensar que solamente es responsabilidad del docente que el niño/a se adapte a la rutina común del aula.


Aquí nos planteamos otro interrogante ¿Por qué concebimos la idea que todos los niños deben adaptarse de igual manera? Sin lugar a dudas asistimos actualmente a un escenario complejo en una sociedad líquida, Symunt Baumann describe la liquidez de la sociedad desde su mirada sociológica, como el cambio constante y transitorio, sujeto a factores educativos, culturales y económicos. Entonces hay cada vez más aristas para analizar desde esta perspectiva donde más allá de las dificultades que
pueda atravesar un niño, no podemos ignorar que confluyen infinidad de realidades, con sus familias que tampoco es el grupo parental que conocimos en nuestra niñez (hablando de personas de más de cuarenta años edad).Es por ello que tomaremos en este análisis la inserción desde la cotidianeidad del aula, donde el docente se encuentra sin herramientas y el acompañamiento necesario tanto del Equipo de Conducción como de las familias en general. Un punto de partida podría ser el trabajo desde el aula con todos los niños, es decir no etiquetando al niño con tal o cual dificultad, sino por el contrario trabajar valores inclusivos como la compasión, la confianza entre otros, implica que podamos relacionarnos sin violencia y con respeto por la diversidad. Comenzar a abrir otros espacios en los centros educativos, donde podamos participar todos docentes, directivos, padres y la comunidad, puede ser el paso más práctico para mejorar los vínculos, aprendiendo a trabajar con el otro, ese otro que es distinto a nosotros, que tiene sus gustos, sus vivencias y costumbres, que debe ser reconocido aceptado.


Para finalizar podríamos decir entonces que la inclusión educativa significa aceptar a cada individuo con igual valor, fomentar el sentimiento de pertenencia, alentar la participación de los niños/as en las actividades de enseñanza y de aprendizaje así como los vínculos con la comunidad, reconocer el derecho a una educación de calidad en su barrio, y reconocer que la inclusión educativa conlleva a la inclusión en la sociedad.


Lidia Gloria Gomez, Profesora de nivel Primario, CABA

Tu opinión sobre este artículo

0%

User Rating: 2.67 ( 3 votes)
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
X