Educación

Reconocimiento para quienes son profesores

Mensaje del equipo de Acadeu a los profesores en su día

Este día del profesor, como conmemoración a la labor docente es inédito y esperemos que también sea irrepetible. Hoy más que nunca lograr la continuidad del proceso de enseñanza – aprendizaje en este contexto es meritorio y admirable. Mantener la educación de miles de chicos no sólo está en manos de las instituciones educativas, sino que también está sujeto a la red de acciones individuales de todos los que componen la comunidad educativa.

Estas palabras intentan ser un homenaje y un reconocimiento a la tarea diaria que miles de docentes realizan con tanta dedicación y esfuerzo desde sus casas.

En este sentido, es importante acordar que esta suerte de home schooling que se está desarrollando en los hogares no es educación a distancia sino que responde a las características de una escolaridad en emergencia. Esto es, una escolaridad producto de una crisis sanitaria, una alternativa a la escuela física construida de forma colaborativa en un entorno marcado con un alto grado de incertidumbre respecto no sólo a la vuelta a las clases presenciales, sino que, además, está envuelto en una cotidianeidad puesta en jaque. Para aprehender el fenómeno adecuadamente es necesario considerar que los espacios en los que se desarrollan las acciones delimitan prácticas y roles. En estos seis meses, la escuela ha sido transformada, reconfigurada con pantallas que intentan hacer las veces de pupitres pero en un marco que dista de esa cierta idealidad que, en algún punto, propone el espacio áulico que, al cerrar la puerta suspende -o deja latente- otras complejidades que siempre están pero que hoy se hacen manifiestas y aparecen superpuestas a lo escolar: algunos alumnos tienen que cuidar a sus hermanos, mientras que otros que no tienen acceso a lo indispensable para estar presentes en una clase por videollamada y/o realizar las actividades pedidas, docentes que dan su clase virtual y, a la vez, deben cuidar a sus hijos y ocuparse de sus tareas escolares, etc. Es decir, esta escuela que transcurre desde una nueva espacialidad implica un esfuerzo mayor de parte de todos los actores y eso es digno de destacarse porque el compromiso y la responsabilidad de la tarea docente en este contexto adquieren un valor aún más importante del que ya tiene.

Otro punto que dejó al descubierto esta situación es que el “home schooling” es que no significa que el docente se desligue de todo lo que conlleva su rol y se distancie de los alumnos y sus familias, sino todo lo contrario: Todo el tiempo la preocupación de directivos y docentes pasó y pasa por contar con todos los alumnos y no perder a ninguno en el camino, por mantener a las familias cercanas y que nadie se quede afuera de la escuela. La fuerza de lo vincular se hace manifiesta. Lo mismo sucede con los directivos en relación con los docentes, además de trabajar en equipo con ellos, hicieron y hacen especial hincapié en apoyarlos y cuidarlos en esta circunstancia tan particular.

En este panorama, los educadores en sentido amplio han desplegado todo tipo de habilidades. Se han vuelto más protagonistas, han puesto a prueba sus saberes y su creatividad y han llevado su proactividad a la máxima expresión. Investigadores y curiosos por naturaleza, los docentes mediante el uso de la tecnología le han buscado la vuelta a sus clases para llegar de otra manera a sus alumnos.

Por otra parte, es una obviedad que la tecnología se ha vuelto la gran estrella de este período.   Recurrir a ella fue un requisito indispensable para sortear la escolaridad en su modalidad virtual. Sin embargo, es fundamental entender este recurso como puesto al servicio de la pedagogía y la gestión escolares, en donde el sentido de recurrir a éste tenga un plus de valor para las instituciones educativas.

En línea con lo recién esbozado, la comunicación institucional se asoma como una cuestión fundamental en un momento en el que los límites de la esfera personal y la esfera laboral están completamente difuminados, lo que hace aún más estresante la situación. Y en lo que refiere a recursos digitales de comunicación uno de los protagonistas infaltables fue y es el whatsapp, que tan a mano está y que supo ser útil inicialmente para ordenar un poco el caos inicial que trajo la cuarentena repentina. Sin embargo, no puede ser la constante como canal de comunicación en donde se expone a la institución y a sus integrantes. No sólo se pone en riesgo a la integridad de la institución porque todo intercambio transcurre fuera de sus muros simbólicos sino que atenta contra la delimitación de un rango horario dedicado a lo escolar, dado que parece imponer una disponibilidad las 24 hs los siete días de la semana. En contextos de crisis generalizada como la que estamos transitando es necesario reflexionar sobre el alcance y las consecuencias que traen aparejadas el uso de determinadas herramientas y delinear canales adecuados para el bienestar de todos.

Estos seis meses fueron de aprendizajes intensivos para todos, en donde tanto directivos, docentes como alumnos y familias crecieron en este proceso y no son los mismos que en marzo.

¿Cómo trabajamos desde Acadeu para acompañar a las instituciones educativas y a los docentes?

Desde el inicio de la cuarentena tratamos de estar atentos a las necesidades que surgieron. Preparamos materiales y organizamos webinars para profundizar sobre el uso del sistema en este período particular en el que algunas cuestiones tuvieron que ser adaptadas como, por ejemplo, el instrumento de evaluación valorativa que se plasmó en los informes evaluativos.

Intentamos en todo momento ser más que una herramienta para facilitar el trabajo escolar sino también acompañar, buscar soluciones y alternativas.

Buscamos estar a la altura de la circunstancia, realizando mejoras internas y actualizaciones para estar mejor preparados por la utilización intensiva de la plataforma. Pero, por sobre todas las cosas, quisimos llevar tranquilidad y transmitir que somos un equipo de personas comprometidas con la educación y que estamos siempre dispuestos a dar respuesta pese a estar detrás de pantallas. La humanidad y la empatía afloraron en esta etapa crítica, de ambos lados del mostrador, y todos crecimos en ese proceso. Todos aprendimos de los errores y salimos más fuertes.

Valoremos lo que todos hemos construido hasta acá. Es un gran logro crear en medio de la tempestad. Por eso, ¡Muy Feliz día a todos los Profesores y Educadores! Nuestra inmensa gratitud y admiración hacia ellos.

El Equipo de Acadeu

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
X