Educaciónestrategias de enseñanza

Un camino hacia la verdadera inclusión educativa. El diseño universal para el aprendizaje.

Una alternativa para pensar una educación que contemple verdaderamente a todos.

Uno de los grandes retos que enfrenta la educación actual es el de la inclusión educativa. Por supuesto que existen muchos progresos y avances en el tema, pero aún queda un gran camino que recorrer. La creciente incorporación de los equipos de orientación multidisciplinarios y el espacio otorgado en la toma de decisiones, han resultado un factor clave para gestionar las integraciones y acompañar a los docentes en un camino que cada vez se hace más necesario. 

Es importante definir en un primera instancia la diferencia que existe entre integración e inclusión: Si pensáramos el aula como un frasco transparente, y a los alumnos como pelotas de ping pong blancas, veríamos un contenido homogéneo.  En el paradigma actual, un alumno que forma parte de un proyecto de integración, sería una pelota dentro del frasco, como todas las otras, pero de color naranja. Podemos sacudir el frasco, sacar todas las pelotas y volver a ponerlas . Pero al final, siempre vamos a poder distinguir cual es la pelota que integramos. Ahora bien, ¿qué pasaría si desde un principio cada pelota tuviese su color? Si las hubiese rojas, verdes, amarillas, naranjas y todos los colores que se nos ocurran… ya no podríamos distinguir una pelota en particular. Todas serían diferentes: entender que la diversidad es parte de la condición humana es la base fundamental en nuestra misión como educadores 

La anterior, es tan solo una forma posible de diferenciar la integración de la inclusión en el paradigma educativo actual. Hoy en día, aquellos alumnos que cuentan con un proyecto individual para la integración representan eso. Un agente externo al grupo al que pertenecen. Con objetivos individuales por fuera de los planteados para la generalidad del grupo. El camino hacia la inclusión nos plantea ir más allá de la individualidad y más allá del aula. Nos invita a pensar en una escuela donde toda la comunidad educativa esté fuertemente implicada con el significado profundo de la palabra “todos”, muchas veces subestimada o mal utilizada. 

Ahora, si bien es cierto que de a poco el paradigma se está modificando, aún queda mucho por hacer. En los distintos ámbitos de la sociedad, los cambios en lo que refiere a la inclusión han avanzado a un ritmo más veloz que en educación, el cual, sabemos que es un terreno por lo general resistente a los cambios y que necesita además de tiempo, de políticas que acompañen, fomenten y avalen cualquier tipo de iniciativa. Por ese motivo, la mayoría de las propuestas que favorecen la inclusión son iniciativas individuales, ya sea de instituciones o personas independientes que las promueven.

Una de ellas es el DUA, diseño universal para el aprendizaje. Así como en todos ámbitos, los aportes interdisciplinarios son importantes, el DUA encuentra su génesis en el DU, diseño universal. Según Ronald Mace (arquitecto estadounidense): 

“Diseño de productos, entornos y la comunicación, que puedan utilizar todas las personas, en la mayor medida posible, sin adaptación ni diseño especializado,independientemente de su edad, capacidad o condición de vida”.

Como lo expresa la definición anterior, el diseño universal es una propuesta centrada en el ser humano, concebida para todos. Encuentra su origen en el ámbito de la arquitectura, buscando eliminar las barreras arquitectónicas buscando beneficiar a todas las personas con y sin discapacidad. Tener en cuenta la accesibilidad, resulta más inclusivo, estético y menos costoso. Les propongo un ejercicio sencillo: Pensemos en una escalera en un edificio. Puede ser utilizada por la mayoría de las personas, probablemente por un gran porcentaje. Ahora bien, cuando necesita acceder a este edificio una persona con movilidad reducida se presenta una dificultad. En ese momento los arquitectos de los edificios han tenido que pensar alternativas, ya sea equiparse o modificarse para poder facilitar el acceso a las personas con movilidad reducida agregando rampas o ascensores. Si desde el primer momento, en el diseño del edificio contemplara una rampa, podrían acceder todas las personas, más allá de cualquier condición. Significa un beneficio para aquellos con movilidad reducida y no modifica ni perjudica a quienes pueden acceder por escalera. 

Lamentablemente, las barreras a las que nos enfrentamos no son únicamente arquitectónicas. Pensando en aprendizajes, un camino que plantee la eliminación de estas barreras no es una utopía. Es más bien una cuestión de conocimiento, conciencia y convicciones. Si de verdad buscamos caminar hacia una escuela para todos, el diseño universal para el aprendizaje es una alternativa a tener en cuenta. Así como concebir desde el plano de una edificación que albergue un amplio espectro de capacidades puede beneficiar a todos, ser más estético y funcional, concebir el diseño del currículum como un plan inclusivo, también resultará un avance en la búsqueda de contemplar a todos los estudiantes y ayudará a eliminar las barreras que se interponen a los aprendizajes.

El DUA se plantea como una estrategia donde se flexibilizan los métodos, herramientas y materiales, para a partir de esto, poder proporcionar a todos los estudiantes igualdad de oportunidades para aprender. Se basa en 3 principios:

  • Proporcionar múltiples formas de representación, lo que significa que la información se brinde o presente en diversos formatos. Esto es beneficioso no solamente para los que necesiten soportes especiales, sino que ofrece diferentes accesos para aquellos cuyos intereses son diversos, o encuentran su fortaleza en diferentes actividades. 
  • Proporcionar múltiples formas de expresión del aprendizaje: El desarrollo de la expresión es un gran desafío para la escuela de hoy. “Sé que puede/sabe pero no lo demuestra” es una frase que se repite en las aulas. Ofrecer múltiples vías para la expresión resulta una alternativa a este conflicto. Estamos habituados a que una tarea se resuelve de una única manera o formato. Abrir el juego en este sentido, puede permitir a los estudiantes llegar más lejos o ser más precisos en sus producciones. Una pregunta puede ser respondida de muchas maneras, no solamente con una frase por escrito. 
  • Proporcionar múltiples formas de implicación:  Ofrecer a los estudiantes instancias donde se sientan partícipes de sus procesos de aprendizaje es un punto fundamental. Fomentar la motivación intrínseca es el camino. Que la motivación, el deseo de aprender, de resolver una actividad, una tarea, el interés provenga desde el estudiante es clave. Si la motivación está puesta afuera, ya sea en la calificación, acreditación o en una competencia, será motivación pero no tendrá el mismo efecto, serán sólo fuegos artificiales, tan luminosos como efímeros. Necesitamos mantener la llama encendida. 

Los tres principios del DUA,  encuentran sus fundamentos en las neurociencias cognitivas, buscando favorecer las redes de conocimiento, las redes estratégicas y las redes afectivas que involucran el aprendizaje, es decir, un acercamiento a el qué, el cómo y el por qué de cómo nuestro cerebro aprende. 

El diseño universal para el aprendizaje es solamente un camino en la búsqueda de una escuela verdaderamente inclusiva. Construir un currículum lo suficientemente flexible e inclusivo desde su diseño no es una utopía, es sólo una de las propuestas vigentes y válidas en la búsqueda de una escuela que contemple y potencie las capacidades individuales. 

Como directivos de instituciones educativas nos toca afrontar cada toma de decisiones como el el plano de una edificación. Reemplazar escaleras por rampas es un camino arduo, pero necesario que debemos emprender hacia una escuela que represente el verdadero valor de la palabra todos. 

Pablo Sebastián Diaz Carro 
pablosebastiandiazcarro@gmail.com
Ig: @pablodiazcarro
Tw: @pablodiazcarro
www.vientosdecambio.com.ar

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
X