DocentesGestión

La virtualidad y el vínculo sosteniendo para acortar distancias…

Las formas de vida son muy desigualdades de nuestra comunidad y las circunstancias que nos complican aún más, nos lleva hoy a hablar de continuidad pedagógica y pensar en no resbalar en tratar de ser “El profesxr abanderadx” de esa continuidad pedagógica. 

Reconocer la ruptura que se está viviendo y/o quiebre involuntario social. A partir de ello invito a potenciar este momento que es excepcional y transitorio, transformándonos en una oportunidad de cambio, de resurgimiento y complemento para el futuro. 

Muchos pueden conectarse virtualmente, otros no tiene los recursos necesarios, tampoco son todas las instituciones iguales, algunas con más cultura del uso tecnológico en sus prácticas docentes, otras no tanto. Al igual que sus equipos docentes, algunos más habidos de herramientas tecnológica, pero con resiliencia para enfrentar el momento. 

Y si!, esta pandemia nos tomó por sorpresa, a todos, quedamos atónitos, pero imaginemos quienes están en peores condiciones, sin naturalizar nuestra situación como si fuese parecida al resto. Tenemos que diferenciar y saber limitar esas representaciones simbólicas del ámbito escolar respecto de las vidas de las familias. En varias ocasiones esas familias no son ni viven como nos imaginamos según nuestras representaciones. 

Por ello es sumamente importante nuestro rol en este momento en la “imperiosa continuidad del vínculo”, proponer las mil y una maneras de hacer, sostener el lazo entre la escuela y la familias, consciente de todos sus impedimentos, pero con la convicción de escuchar intentar sosteniendo en la empatía, en abrir una ventana para escuchar y ser escuchado más allá de mi familia. Las operaciones con números, los pronombres y las guerras son buenísimos temas para invitar a seguir participando, son maneras de salir de casa en tiempos de encierros. Hoy no debemos pensar en la evaluación como la vigilancia y la calificación, la evaluación en estas circunstancias pensada para amortiguar la situación social, y la calificación para hacerle lugar a la devolución. Devolver para acompañar, y seguir comunicados. La evaluación como veníamos haciendo será para cuando volvamos y nos encontremos frente a frente con los cuerpos. 

Activar los encuentros virtuales, para reunirse y realizar tareas escolares utilizando los canales de la virtualización, sin caernos en la virtualización compulsiva, que nos tensiona y nos fragiliza llevándonos a la frustración y la angustia, cuando nos excede a la posibilidad de ejercer la docencia que hace frente a esta particular e histórica situación, intensificando la tarea de acompañar, supervisar a todos y las individualidades a eso le sumamos las cuestiones de nuestro hogar. 

Sabemos que nuestro rol es irremplazable y las familia hacen lo que pueden con los recursos que tienen, por ello es necesario armarse de paciencia y tratar de manejar la situación lo mejor que se pueda y aprovechar todo lo que sea posible para que sea transformado en un aprendizaje. 

Si desde nuestro Presidente que es quien conduce los destinos de nuestro país hoy ha priorizado la salud por sobre la economía, nosotros en nuestra escuela y en el sistema 

educativo tendremos que privilegiar el VÍNCULO como sostenimiento del otro antes que el rendimiento pedagógico. “No se trata de opciones binarias, sino prioridades en un momento excepcional y transitorio” ( G.BRENER ) . 

Si el contexto fuera circunstancias normales no habría que elegir entre salud y economía, ni entre escuela estudiante pensar solamente en el vínculo como sostén antes el aprendizaje. 

Es sumamente importante que pensemos el cómo y nos reinventemos en los entorno de la virtualidad, que seguro no puede nunca reemplazar lo presencial, ya que tiene sus propias formas, como la atemporalidad, y por lo tanto su idiosincrasia particular. Lo que sí se puede es pensar que existe otro concepto del otro en estos entornos, “existe toda una subjetividad de la virtualidad educativa” (G. BRENER). Por ello aprovechar este momento como crecimiento profesional y personal en estos entornos, más allá de los obstáculos que se nos presentan a nosotros y con los otros. Dado por la asincrónica forma de la comunicación, pero los invito a sumergirse en las pistas cibernéticas, pasear y vincularse en la virtualidad transitando el enseñaje (enseñanza-aprendizaje) al mismo tiempo. 

Mirar y re-vistar la escuela donde la circulación de la palabra del profesor estaba presente en un sistema bancario donde muchas veces el otro era el depósitos de nuestros propios intereses, o un mero espectador pasivo, sin interpelar y ampliar nuestro horizonte informativo o hacernos pensar y dudar con sus preguntas. Repensar el armado de las clases, los recursos habilitar el intercambio. 

La virtualidad es la oportunidad de la horizontalidad super interesante, promueve el trabajo cooperativo, un hacer con otros, compartir distintos puntos de vista fortalecer lo común es lo más importante en esa mediación. Hacer que la comunicación asincrónica potencie el feed-back con los ritmos de aprendizaje de cada uno, y entre todos podamos ensanchar el camino y transitar todos a la par. 

Por último, vuelvo sobre la circunstancia particular excepcional y transitoria, no para paralizarnos sino para andar y ahondar en un constante aprendizaje aprovechándola como oportunidad, y que la virtualidad nos mantenga conectadxs tornándose en un beneficio para el futuro. 

Laura Bozan 

Directora de la escuela Secundaria N°4 General Alvear Pcia de Bs As 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
X