fbpx
Tecnología

TIC, TAC y TEP: Tecnologías para la enseñanza

Un juego de palabras que no dejan de sorprender: de la información y la comunicación al aprendizaje y el conocimiento y al empoderamiento y la participación mediados por tecnologías

Muchos y de los más variados son los interrogantes que se asoman hoy alrededor de qué y cómo enseñar en la presencialidad/virtualidad. Vamos transcurriendo una nueva presencialidad, que se aproxima a un modelo dual, mixto, híbrido, entre otros nuevos términos que aparecen en esta pospandemia. El camino más fácil pareciera ser esa especie de continuidad entre lo presencial y lo digital, como si fuera lo mismo, y al mismo tiempo. Todo lo que hace a lo educativo aparenta que se resume a un conjunto de siglas de las cuales hace rato que se promueven, se sacan de la galera, pero muy pocas veces se comprenden. Nos referimos a las famosas “TIC” (Tecnologías de la Información y la Comunicación). Sin embargo, ¿por qué quedan de lado las TAC y las TEP?, ¿A qué aluden esas siglas? ¿Qué significan y en qué cambian a lo conocido?

El contexto versátil del mundo contemporáneo hace que los conceptos relacionado con la educación dada por encuentros significativos mediados por las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y/o las Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (NTIC), adquieran una extensión en las prácticas pedagógicas más reflexivas, amplias, diversas e inclusivas para acompañar mejor las disímiles trayectorias de niñas, niños y adolescentes. Pero: ¿de qué se tratan las TIC y qué relación se establecen con las Tecnologías del Aprendizajes y del Conocimiento (TAC) y con las Tecnologías del Empoderamiento y la Participación (TEP)?

Nos encontramos en un atiborrado auge de las TIC y NTIC, que se presentan como asistentes tecnológicos, capitales y recursos diseñados para el procesamiento, transformación y transmisión de la información y el conocimiento, es el puntapié de la Sociedad de la Información y del Conocimiento en la que hoy por hoy estamos inmersos, recorriéndola y que, a la vez, cambia ansiosamente.

Los cimientos de esta sociedad tienen que ver con los tres pilares fundamentales que le dan origen y sostenimiento: la digitalización, la informática y la telecomunicación, que en pocas palabras propician esa metamorfosis de innovación constante y de nunca acabar en la que estamos sumidos. Cada pilar, respectivamente, posibilita que cualquier tipo de información pueda convertirse en bits (lenguaje de los dispositivos digitales), procesarse y manipularse en grandes cantidades, para luego, transmitirse de un extremo al otro del planeta sin ningún tipo de inconveniente. La convergencia e interacción de estos tres pilares, y de las TIC, como de las NTIC, es la fuerza transformadora de la revolución digital, del desarrollo, del progreso, del crecimiento del conocimiento y por ende de la evolución de la sociedad en una Cultura Digital.

Pero no todo concluye allí, todo este proceso presenta como resultado, un producto muy valioso, la información, que esencialmente asume dos objetivos mínimos, por un lado transmitir un mensaje, una idea o simplemente generar una reacción emocional; y por el otro, tomar una decisión frente a cuestiones más complejas que posibiliten solucionar problemas concretos en situaciones determinadas, como por ejemplo: construir un motor o una represa, diseñar una bicicleta o un flyer, reorganizar una corporación u organización, comprender o analizar un fenómeno social, económico, cultural y/o natural, entre otras cuestiones.

El flujo de información, los instrumentos para su procesamiento, su usanza, su práctica, su transversalidad y el conocimiento producido a partir de ella, propicia la evolución de las sociedades y así surgen las TAC, recordamos, Tecnologías del Aprendizaje y del Conocimiento, que ponen en marcha y en manifiesto nuevos procesos de enseñanzas y aprendizajes, que, a través de la flexibilidad, la interacción y la versatilidad de las TIC y las NTIC, impulsan nuevas grafías en el aprender y en el enseñar, con el objetivo de generar más conocimientos en acción y la apropiación de saberes, cambiando así todo paradigma educativo preestablecido.

Las TAC aparecen exclusivamente en los entornos educativos, asisten en orientar a las TIC y a las NTIC en sus usos más formativos, tanto para las y los estudiantes como para las y los educadores en lo que hace a la innovación de sus roles; proponiendo así, enriquecer permanentemente procesos de enseñanzas y aprendizajes, no siendo asistentes protagonistas, sino mediando el protagonismo de los conocimientos en su construcción, es decir, complementar, ennoblecer y transformar la educación, por ejemplo, en la generación de entornos virtuales de aprendizajes.

A partir de lo anterior, es importante destacar aquí que las TIC y NTIC fluyen en los disímiles medios de comunicación, en las organizaciones, en las comunidades, en las sociedades, en los hogares; y forman así, un conjunto de tecnologías aplicadas para proporcionar a las personas información, entretenimiento y comunicación a través de medios tecnológicos de última generación.

En el ámbito educativo deben presentarse acompañadas del conocimiento metodológico necesario para aprender a generar con ellas aprendizajes significativos. Es decir, no basta únicamente con las tecnologías y sus ventajas, sino que además es fundamental el aprendizaje y el conocimiento; ir más allá de aprender a manipular los asistentes tecnológicos: explorarlos en sus disímiles facetas, desafiarlos a nuevos y distintos escenarios y ponerlos al servicio de los aprendizajes y de su modo de adquisición, el entorno pedagógico y didáctico.

En este sentido las y los estudiantes deben tener presente y, sobre todo, deben saber que su rol queda involucrado en la usanza de los asistentes tecnológicos para enriquecer y fortalecer sus aprendizajes, despojándose así, de esa condición receptora y reproductora de contenidos y convirtiéndose en usuarios críticos capaces de buscar, lograr, examinar, procesar, transmitir, comunicar y transformar la información hasta convertirla en conocimiento para su aprendizaje.

Asimismo, los contenidos deben estimular el interés y la motivación para desplegar ese empuje que sitúa a niñas, niños y jóvenes como estudiantes protagonista de ese deseo de aprender, desde una perspectiva colaborativa apuntalada por sus pares y educadores.

Además, los materiales multimediales deben ser dinámicos, flexibles y permeables al variopinto de estilos de aprendizajes e intereses de las y los estudiantes: audiovisuales, interactivos, hipertextuales, iconográficos, entre otros, sin descartar que los mismos deben ofrecer y garantizar, un recorrido concreto, correcto y seguro sobre el medio de acceso, por ejemplo, Internet.

La evolución de la tecnología es continua y por consiguiente el de la sociedad también, esto permite que el popular dicho empleado en 1668 que invocaba Francis Bacon “el conocimiento es poder”, hoy se vea, según otro dicho popular “entre la espada y la pared”, porque cuando se desarrolla el conocimiento necesario sobre un fenómeno, hecho e incluso sobre la naturaleza del propio conocimiento, este repercute en las decisiones de las personas, y si ese conocimiento se hace fusionado e integral, a través de las organizaciones que funcionan en red, le permite trascender en las comunidades e influir en su cultura.

Con tanto conocimiento de este tipo fluyendo, es inevitable que se alteren las estructuras culturales, sociales, económicas de una comunidad o sociedad. Como estamos observando en estos tiempos; la democratización del conocimiento, gracias al avance y asistencialismo de las TIC y NTIC, posibilita no solo adquirir nuevos saberes sino organizarse, participar y “apropiarse” del célebre “poder”, creando una nueva sociabilidad, que Dolores Reig (2012) denominada sociedad aumentada y aprendizaje. Es decir, hoy no es simplemente dar uso a los asistentes TIC o NTIC para realizar las mismas actividades, pero de una manera distinta, más expedita y cómoda; sino que se trata de potenciar procesos de enseñanzas y aprendizajes que se vean enriquecidos y que en falta de estos soportes tecnológicos no serían viables.

De esta manera las TAC a través de la participación y mediadas por las TIC y NTIC en la sinergia confluyente de los saberes y de las competencias adquiridas, se transformar en TEP: Tecnologías del Empoderamiento y de la Participación. Es decir, la “ciber-democracia”, ir más allá de toda comunicación, es información que se transforma en un marco de reflexión, interacción y construcción conjunta de aprendizajes y que, a su vez, evoluciona a participación y a toma de decisiones para transformar la cultura.

Desde allí, las TEP estimulan la autonomía, el empoderamiento y la reflexión; los asistentes digitales se transversalizan en los aprendizajes para que estos últimos puedan ser usados y aprovechados tanto dentro como fuera del aula, cruzar las fronteras. En estas tecnologías confluyen los métodos de enseñanza, la didáctica, la pedagogía, los contenidos, que como sabemos, son los dispositivos de todos los procesos educativos que proyectan y muestran las grafías de los aprendizajes.

Para concluir y con respecto al compromiso de las y los educadores, la UNESCO (2008, p. 2) afirma que “hoy en día, los docentes en ejercicio necesitan estar preparados para ofrecer a sus estudiantes oportunidades de aprendizaje apoyadas en las TIC; para utilizarlas y para saber cómo éstas pueden contribuir al aprendizaje de los estudiantes”. Estas competencias actualmente deben constituirse integralmente en el inventario de habilidades, recursos, estrategias profesionales básicas de un docente; es decir deben ser parte de su caja o portafolio de insumos para desplegar en sus prácticas pedagógicas.

Los tiempos cambian permanentemente y hasta se presentan inciertos, complejos, distintos a lo que podemos llegar a pensar o proyectar, asimismo nuevas ideas y propósitos florecen, las nuevas tecnologías, a través del desarrollo de los asistentes tecnológicos, se acrecientan y evolucionan a pasos agigantados, ofreciendo más asistencialismos con más instrumentos y más desarrollos digitales a nuestro alcance. Aprender el uso adecuado, las aplicaciones y las ventajas de estas tecnologías posibilitarán motivar a las y los estudiantes fomentando la creatividad y la habilidad para llevar adelante prácticas que impliquen una forma de hacer a través de la multiplicidad de acciones. Por lo tanto, es imperioso encauzar más en la realidad de las y los estudiantes que en los contenidos curriculares, los cuales la mayoría de las veces carecen de significación para ellos.

Apaleando al sinergismo de la relación educadores-estudiantes, las TIC, las TAC y las TEP son el complemento de búsqueda permanente de un aprendizaje aumentado y mediado por la proactividad, la autonomía, la curiosidad, la innovación, la cooperatividad, la inclusión y la creatividad; no se trata de utilizar indiscriminadamente los asistentes tecnológicos y en todo momento, sino es hacer más efectiva su usanza con la intención de aprendizajes claros, dinámicos, interesantes y a su vez, promover un pensamiento crítico en la construcción de conocimientos.

Referencias Bibliográficas.

Buch, T. (2004). Tecnología en la vida cotidiana. Eudeba. Bs. As.

Buckingham, D. (2008). Alfabetizaciones en medios digitales. Más allá de la Tecnología. Manantial. Bs As.

Buckingham, D. (2008). Repensar el aprendizaje en la era de la cultura digital. El Monitor de la Educación, 5ª época, Nº 18, septiembre. Recuperado de http://www.me.gov.ar/monitor/nro0/pdf/monitor18.pdf 

Burbules, N. y Callister T. (2006). Educación: riesgos y promesas de las nuevas tecnologías de la información. Granica. Bs. As.

Cabello; R. y Moyano, R. (2006). TIC y educación. Competencias Tecnológicas y capacitación para la apropiación de las tecnologías. Universidad Nacional Gral. Sarmiento. Bs. As.

Carneiro, R. Toscano, J. y Diaz, T (coords.) (2011). Los Desafíos de las TIC para el Cambio Educativo. Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura. Fundación Santillana. España.

Furman, M. (2021). Enseñar distinto. Guía para innovar y no perderse en el camino. Siglo XXI. Bs. As.

Harf, R., Azzerboni, D., Sánchez, S. y Zorzoli, N. (2021). Nuevos escenarios educativos. Noveduc. Bs. As.

Lewin, L. (2018). Aulas Motivadas. La importancia de la mentalidad de crecimiento, del pensamiento crítico y de las habilidades socioemocionales en el aula. Hola Chicos. Bs. As.

Lewin, L. (2018). El aula afectiva. Claves para el manejo eficaz del aula en un entorno afectivo y efectivo. Santillana. Bs. As.

Maggio, M. (2021). Educaación en Pandemia. Guía de supervivencia para docentes y familias. Paidós Educación. Bs. As.

Martín, Ma. V. (2015). La aventura de innovar con TIC: aportes conceptuales, experiencias y propuestas. Edición literaria a cargo de María Victoria Martín y Universidad Nacional de La Plata. Bs. As.

Reig, D. (2012). Disonancia cognitiva y apropiación de las TIC. Revista TELOS (Cuadernos de Comunicación e Innovación). ISSN: 0213-084X. pp. 2/2. Enero – marzo. Fundación Telefónica. España.

Rivas, A. (2019). ¿Quién controla el futuro de la Educación? Siglo XXI. Bs. As.

Spiegel, A. (2013). Ni tan genios, ni tan idiotas. Tecnologías: qué enseñar a las nuevas generaciones (que no sepan). Homo Sapiens. Rosario.

Tenutto-Soldevilla, M. y Ademar-Ferreyra, H. (2021). Planificar, enseñar, aprender y evaluar en Educación Superior. Nuevos entornos integrados de aprendizajes. De la presencialidad a la virtualidad. Noveduc. Bs. As.

Tenutto-Soldevilla, M. y Barrionuevo-Vidal, M. (2021). Aulas Híbridas y bimodalidad: entornos integrados de aprendizajes. Noveduc. Bs As.

close

Hola 👋
Un placer conocerte.

Regístrate gratis para recibir toda la información sobre eventos educativos, cursos, noticias y recursos para educadores.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Mostrar más

Gustavo Omar Lencioni Cacciola

Profesor en Matemática y Computación (La Salle). Maestrando en Gestión y Asesoramiento Pedagógico de Instituciones Educativas (UNR). Diplomado en Psicología Cognitiva con orientación en Mediación Pedagógica (La Salle). Especialista en Educación y Tecnologías de la Información y la Comunicación (INFoD). Especialista en Análisis Matemático y Estadística (La Salle). Especialista en Políticas Socioeducativas (INFoD). Diplomado en Investigación Educativa (UNIPE - en curso). Especialista en Educación a Distancia. Desempeño actual: Profesor en Matemática y su Didáctica en los Profesorados de Educación Inicial y de Educación Especial. Profesor en Epistemología e Historia de la Matemática en el Profesorado en Educación Matemática. Profesor en Matemática en Educación Secundaria. Profesor/Tutor de Educación a Distancia de la Diplomatura Superior Universitaria en Paradigmas Educativos y en la Diplomatura Superior Universitaria en Dirección y Supervisión de Instituciones Socioeducativas ICED - UAI.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
X