fbpx
EducaciónGestión

El nivel inicial en pandemia

El desafío de mantener el vínculo y propiciar el desarrollo en un contexto complejo.

“Tenemos grandes sueños y proyectos para brindarle a los más pequeños, aprendizajes significativos y enriquecedores llenos de colores, aromas, texturas, sonrisas y mucho amor”.

María Elena Faccendini, directora de nivel inicial jardín “Estrellitas del Huerto”.
La relevancia del juego en el nivel inicial. Photo by Jelleke Vanooteghem on Unsplash

En primera persona

En lo personal, la pandemia me encontró – al igual que muchas familias -como madre de una beba de siete meses que comenzaba a dar sus primeros movimientos y, a la vez, trabajando desde casa, con todos los malabares que esto conlleva ante un aislamiento obligatorio que limitaba el contacto con los demás.

Ante distintas cuestiones señaladas por nuestro pediatra y por amigos cercanos con hijos pequeños, me di cuenta de que el año pasado mi bebé no había contado con un contexto propicio y motivador acorde a su edad. Por eso, este año con mi esposo decidimos, incluso con aval médico, que era momento de que nuestra hija diera sus primeros pasos en un jardín. Pero, ¿en plena pandemia? Sí. ¿Por qué? Porque consideramos que ella tenía que tener un espacio propio con pares, para poder jugar y desarrollarse plenamente.

De febrero a mediados de julio, el cambio en nuestra pequeña fue notable. El jardín incentivó su marcha, su vínculo con los demás, desarrolló inquietudes como el baile, entre otras. En definitiva, despertó y potenció a esta niña que comenzó su escolaridad – algo imprevista – a sus tempranos 18 meses.

En este período, con aislamiento preventivo por casos sospechosos y también confirmados y hasta covid mediante de nuestra parte, tuvimos experiencias en donde nuestra nena se conectó a una videollamada y participó de una propuesta de juego breve junto a sus maestras y compañeritos, siempre con el apoyo-andamiaje familiar. Si bien, obviamente, no le ha resultado fácil mantenerse junto a la pantalla, ha demostrado interés escuchando, viendo a sus señoritas y experimentando con los materiales propuestos. 

En la situación de cuarentena por el virus actual, las videollamadas de las seños también ayudaron y mantuvieron el vínculo iniciado en la salita rosa. Incluso, los materiales audiovisuales armados por ellas con la presencia de su imagen y sus voces han sido más que bien recibidos.  En este sentido, es interesante considerar que,  si bien la virtualidad implica no estar presentes físicamente en el mismo lugar, es mediante la voz y la imagen corporal que se recupera algo de esa presencialidad haciendo que el encuentro virtual sea más cercano y no tan ajeno para los pequeños que ven las pantallas. Ya lo decía el Doctor en Ciencias Sociales José Luis Fernández, la voz – que tanta riqueza expresiva tiene – es cuerpo.

Esta vivencia personal con el jardín de mi hija me llevó a reflexionar sobre la relevancia del jardín en el desarrollo de niños muy pequeños y lo que implica la modalidad virtual en este nivel escolar. Tender un puente para mantener y seguir trabajando el vínculo y, a la vez, fomentar un aprendizaje que está más basado en el contacto y la exploración en la sala, exige una gran dosis de creatividad y de disposición, no sólo por parte de los docentes sino también de las familias.

En este período tan peculiar, como ya lo sabemos, la tecnología irrumpió en la escena como la principal protagonista. Dos directoras de nivel inicial de instituciones que utilizan Acadeu nos compartieron su experiencia en cuanto a cómo acontece la escolaridad virtual para el jardín.

El jardín de infantes El Perrito Boby

Silvina Azaro es directora del jardín de infantes El Perrito Boby ubicado en San Fernando dentro de AMBA. Ella define a su institución como un pequeño jardín de tan solo seis salas dedicado exclusivamente al Nivel Inicial. 

Silvina nos relata en relación a la enorme misión que tuvieron por delante: “¡Inimaginable! Así puedo describir nuestra experiencia virtual pues jamás hubiera pensado que el nivel inicial podría llevar adelante el proceso de enseñanza – aprendizaje a través de la pantalla. Nos reinventamos, no hubo tiempo para prepararse ante una situación así, no hay capacitación alguna que te prepare para enseñar en la virtualidad a los niños pequeños”.

La directora del jardín de infantes El perrito Boby se refirió al ciclo lectivo 2020 como un año muy desafiante, en donde hubo un intenso aprendizaje respecto de las posibilidades del nivel, y que, a pesar de este año haberse encontrado nuevamente manteniendo  “los aprendizajes y los vínculos construidos a través de la virtualidad”, hoy la situación los encuentra en otro lugar, mucho más preparados. Así describe Silvina la tarea que han desarrollado: “Difícil y complejo desafío al que nos enfrentamos cada día; es ponerse a prueba a sí mismo como docente y descubrir ese potencial y creatividad interior, es complementar ideas y estrategias con trabajo en equipo. La creatividad brilla en todo su esplendor, desde el uso de la tecnología disponible: recursos de internet compartiendo pantallas hasta elementos de uso cotidiano en el hogar como medias, bufandas, botellitas, toalla para llevar adelante una clase de Educación Física o adaptaciones de juegos tradicionales para jugar juntos pero separados. Aunque el mayor desafío pedagógico ha sido llevar adelante el juego, los juegos que posibilitan compartir, socializar y aunque parezca un juego de palabras poner en juego los saberes en diálogo y trama junto al otro”.

Asimismo, Azaro hace referencia a la importancia del trabajo comprometido entre los pilares institución-familia como también el valor de contar con una herramienta institucional: “El trabajo en equipo institucional constituye la base para sostener, contener, mantener los lazos y puentes construidos con los niños y las familias; el motor que nos mantiene la energía motivadora ha sido desafiar a la virtualidad a través del uso de la tecnología. Casi con el inicio de la pandemia habíamos implementado el uso de la plataforma Acadeu por primera vez. Sin posibilidad de tiempo debimos realizar un aprendizaje veloz y aún seguimos descubriendo sus bondades. Hubo algunas resistencias en las familias, acostumbradas a otros modos de comunicación. En este nuevo año todos hemos aprendido: las familias y el Jardín, Acadeu  se ha transformado en una herramienta fundamental de comunicación y organización, brindando un marco de formalidad a la labor. Aún nos queda mucho por aprender”.

Al finalizar su testimonio, Silvina afirma: “Cada día es un desafío que nos pone a prueba en nuestro rol, profesionalidad y resiliencia, manteniendo el espíritu y esencia de nuestro Nivel Inicial”. 

El jardín del nivel inicial del Colegio Nuestra Señora del Huerto: Estrellitas del Huerto

Por su parte, desde Victoria, Entre Ríos, nos llega el testimonio de María Elena Faccendini, directora de inicial y primaria del colegio centenario y de gran trayectoria de esa localidad, Nuestra Señora del Huerto, perteneciente a la Congregación de las Hijas de María Santísima del Huerto. Este colegio tiene por Carisma la Caridad Evangélica Vigilante iniciada por su Padre Fundador, San Antonio María Gianelli, y que en la actualidad se ve reflejada en el trabajo mancomunado entre las Hermanas del Huerto, el equipo de docentes, alumnos y familias. 

El Jardín del Nivel Inicial de esta institución se llama Estrellitas del Huerto y  está conformado por dos salas de 4 años y una 5 años, con una totalidad de 52 alumnos.

Así se refiere María Elena a la inesperada situación en la que se encontró el nivel: “(…) La llegada de la pandemia, y por ende, la no presencialidad a nuestro Colegio fue un enorme desafío. Fue primero asumirlo, gestionar, volver a proyectar, utilizar los recursos con que contábamos, romper barreras, disponer de mayores esfuerzos…pero nunca de bajar los brazos y de dejar de soñar por brindar lo mejor para nuestros jardineritos.

Poco a poco, fuimos proyectando y planificando este 2020 tan lleno de desafíos que llegó para movilizarnos y demostrar que una vez más se puede, quizás no nos imaginábamos trabajar y conectarnos con nuestros alumnos de otra manera”.

En cuanto a las estrategias que idearon para poder darle continuidad al ciclo lectivo de forma virtual, la directora del jardín Estrellitas del Huerto refiere: “En un primer momento, comenzamos enviando pdf a las familias con pequeñas actividades para la casa y con videollamadas, sobre todo para guiarlos y apoyarlos en el desarrollo de estas actividades. Luego, fuimos avanzando y organizamos encuentros virtuales por zoom, de esta manera, las docentes se encontraban con sus alumnos y el aprendizaje fue más positivo, sobre todo para cuidar el aspecto emocional de los niños, la afectividad y su conexión con las docentes. Esto fue desafiante en un primer momento, arriesgado, sin saber cuales serían los resultados. Y podemos afirmar, que cada encuentro por zoom era esperado, por docentes y alumnos, era disfrutar de ese momento mágico, de juegos, cantos, cuentos, sonrisas, besos y abrazos a la distancia, que rápidamente pasaba”. 

Otra dificultad que trajo consigo la pandemia y la escolaridad desde casa es la multiplicidad de canales de comunicación lo que muchas veces puede resultar confuso. De esta manera, Faccendini señala: “Si bien teníamos una gran parte organizada, contábamos con varios canales de comunicación: correos, mensajes de texto, whatsapp, teléfono, entre otros, lo que nos preocupaba. Era el momento de tomar una decisión, la cual se venía analizando, desde antes de la pandemia. Y éste era el momento, de optar e instalar institucionalmente una plataforma. Nuestra Representante Legal, la Hna. Stella Osman, ya contaba con esta experiencia en otros colegios, por lo cual la decisión por qué plataforma no era un obstáculo. Así le dimos la bienvenida a Acadeu, con mucha alegría y con cierto temor a algo nuevo que llegaba para acompañarnos y por ende nos invitaba a nuevos desafíos”.

En relación a la transformación institucional al implementar tecnología y establecer un canal único, María Elena reflexiona: “Hoy, a casi un año de contar con esta Plataforma, podemos decir que nos organizó la vida institucional y la relación con las familias, se agilizó la comunicación y cada uno de los actores de esta comunidad educativa se adaptaron rápidamente y se sienten muy conformes de contar con este medio. A través de la plataforma, enviamos todas las notificaciones, las actividades, los informes pedagógicos y se toma la asistencia. También, desde Acadeu, nos brindan espacios de acompañamiento, asesoramiento y capacitación para su uso y de nuevas metodologías y estrategias a utilizar. Es de destacar, la calidez humana de los responsables de esta plataforma, que siempre están dispuestos a brindar su ayuda y encontrar la solución a cada planteo que le realizamos”.

María Elena, al igual que Silvina, destaca como factor fundamental el trabajo y compromiso a la par del jardín junto a las familias:

Por último, puedo afirmar que si bien el sistema educativo transitó situaciones inéditas para sostener el vínculo con las familias y los alumnos, como Institución trabajamos mucho para lograr y sostener una buena comunicación y comprensión con las familias, atendiendo a cada realidad y debemos destacar el compromiso, acompañamiento y responsabilidad de cada familia”.

close

Hola 👋
Un placer conocerte.

Regístrate gratis para recibir toda la información sobre eventos educativos, cursos, noticias y recursos para educadores.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Mostrar más

Florencia Bacarin

Aprendiz permanente, inspirada por los desafíos del ámbito educativo. Lic. y Prof. en Cs. de la Comunicación (UBA). Magíster en Marketing y Comunicación (UDESA). Responsable de comunicación y marketing en Acadeu (sistema de gestión escolar integral).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
X